Marchamos

El respeto a la libertad del otro a ser distinto ha de ser la bandera que nunca debe bajar. Desde la individualidad hacemos uno, porque nos une la misma aspiración: integración plena a la sociedad.

No podrá vencernos

La discriminación nos hace menos humanos y nos imposibilita hasta la autodestrucción, porque ninguno de esos actos nacidos desde el espinazo del odio destruye a otro sino a quien los produce.

Condenación (Poema)

Me dijeron que no existe un Dios
que abrace a hombres que se entregan a otro hombre,
que no he hecho más que enterrar el puñal
de la mentira en mi pecho hueco
donde habitan mil plegarias anónimas