Fiesta de medianoche (Repartición del poder)

Sólo hacía falta la repartición del pastel después que la piñata fuera apaleada hasta reventar el pasado 06 de noviembre.

Para el clan Ortega-Murillo hacer añicos la Constitución Política, secuestrar los poderes del Estado, reducir el pluralismo a soborno, instituir una dinastía, montar una farsa electoral y producir números al gusto, no es suficiente cuando la carencia de ética puede producir más para ser fuente inagotable de entretenimiento soez.

Por eso no es extraño que el padrino de este clan y Presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Magistrado Roberto Rivas, le concediera el poder absoluto de la Asamblea Nacional al servirle 71 jugosos escaños de diputación, y racionara 22 restantes entre los demás partidos hambrientos que legitimaron la reducción de unas elecciones generales a formalismo sobrado; como tampoco es extraño encontrar nombres como Byron Jerez Solís, ex Director General de Ingresos (DGI) acusado de fraude, o una María Fernanda Flores de Alemán, esposa de un ex Presidente señalado de corrupción, entre la lista de diputados selectos a jurar servicio en bien de la nación este próximo 25 de noviembre.

No es extraño que el clan Ortega-Murillo siga usando la burla como catarsis cínica, mientras el pueblo allá abajo voltea el rostro en busca de una nueva inauguración colorida que apruebe el trueque desde la complicidad en la observación pasiva. Históricamente siempre hemos fallado haciendo canjes, pero la corrupción del entretenimiento pesa más que lo que no se ve y vale el silencio.

¿A quién cobrarán nuestros hijos las facturas de este entretenimiento? ¿Cuántos baños y brincos en los chorros de la nueva fuente de la Plaza 22 de Agosto se requieren para diluir la memoria de un pueblo? ¿Con cuánta agua se borra una democracia? En Nicaragua los corruptos retornan victoriosos a ocupar sus puestos en la cumbre, porque nunca los vieron perdidos, desde donde gozan con un pueblo contento que busca la paz y felicidad desde el confort de la indiferencia e ignorancia.

La repartición se volverá tangible cuando el CSE reembolse a los partidos políticos participantes los gastos incurridos en sus parcas o mejor dicho ficticias campañas electorales, en dependencia del porcentaje de votos obtenidos en la contienda; de tal manera que al FSLN, por su 72.44% del total de votos le corresponderían 15.54 millones de dólares de los 21.46 millones de dólares presupuestados para este propósito, mismos que pagamos vos y yo con nuestros impuestos.

Pero la fiesta no termina antes de medianoche, ¿a quién le corresponderá apagar las velas?

Jorge Campos
16 de Noviembre de 2016


Foto: Hearst over the People, 1939 (Barbara Morgan) – “Faking it: Manipulated Photography Before Photoshop” de Mia Fineman, 2012, MetPublications.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Nelson Guadamuz dice:

    Buenísimo Jorge, no había tenido la oportunidad de leerlo, la verdad es triste la situación que presenta el país, Nicaragua es una madre abandonada por sus hijos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s