Resurrección (Poema)

Resurrección

 

Soy marica.
Me gusta lamer vergas y culos medio dormido
cuando el frío besa mis pies
con el morbo de los muertos

Me gusta coger en lugares públicos
sobre la grama bajo la sombra de un madroño olvidado
al borde del gemido de una avenida atascada
y retar al azote de la justicia
que vengue demonios extintos en mi espalda

¡Marica!
Me gustan las patadas
en el pavimento ardiente
y los “acompáñeme a la salida”
después de un beso con lenguas erectas
deseosas de diversos bultos

Soy blanco anónimo de balas
que lanzan uniformados y me penetran
oculto en la niebla que oprime gargantas

Soy puta amanecida con el sexo desgarrado
y la cara partida
después de un trago en el infierno del poder

Un marica degenerado
flotando en la cuenca de un río
brotando del maíz con el culo empalado
para ahuyentar a los cuervos del odio

Un mismo marica sobre la mesa
con la verga cercenada escupiendo veneno
colgado de un puente que nadie transita
o en el altar engendrando hijos
a punto del ultraje y abandono

Un marica
sin flores en su tumba de exilio
que quiere el desprecio de sus oraciones
y un féretro abierto e inadvertido
donde un canto de victoria se eleve
el día de su resurrección
por encima de estas piedras.

 

Jorge Campos

 


Foto: Gonzalo Bénard

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s