Desafiemos a la autoridad

 

Una vez más el dictador Ortega pone a prueba la paciencia de un pueblo hastiado del sometimiento, del trago amargo de ver limitadas sus libertades, e impide su libre movilización.

El orteguismo ha revelado sus reales intenciones dilatorias en la mesa de un diálogo condenado al fracaso desde antes de iniciar, usando una Alianza Cívica dócil y poco demandante. Valiéndose de la diplomacia de una oposición que no supo leer a su rival, el dictador logró sembrar en el pueblo nicaragüense y en la comunidad internacional, la luz de una esperanza falsa. Pero hasta la ingenuidad tiene su límite.

A 12 meses del estallido de una crisis incitada por la negligencia, ingobernabilidad y violación a los derechos humanos de la dictadura Ortega-Murillo, la patria en escombro nos exige alzar la voz con más fuerza.

El orteguismo, con una clara falta de voluntad y negación de crímenes de lesa humanidad perpetrados con creces desde abril del 2018, sobre una alfombra de muertos, torturados y censura absoluta, no cederá ni dará un solo paso atrás ante las demandas del herido pueblo nicaragüense.

Ciudadanos, no permitamos que nos sigan robando el legítimo derecho a la manifestación y movilización pública. Alcemos la voz haciendo uso de los medios que tengamos al alcance. La urgencia de nuestro tiempo al borde de un abismo de violencia y miseria exige nuestra participación organizada y actitud desafiante frente al opresor.

Nunca olvidemos, “derecho que no se defiende, es derecho que se pierde”.

Constitución Política de Nicaragua

 

Artículo 53: Se reconoce el derecho de reunión pacífica; el ejercicio de este derecho no requiere permiso previo.

Artículo 54: Se reconoce el derecho de concentración, manifestación y movilización pública de conformidad con la ley.

Declaración Universal de Derechos Humanos

 

Artículo 19

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

 

Artículo 20

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

 


Foto: AP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s